19
AUG
2015

Existe incertidumbre por Ley Universitaria

Su futuro en el limbo. Hoy concluye la segunda semana de agosto y aún no hay sentencia sobre las demandas de inconstitucionalidad presentadas contra la nueva Ley Universitaria, que entró en vigencia en el 2014 y ha generado serios enfrentamientos entre las actuales administraciones de las universidades y el Ejecutivo.
Y es que en julio pasado el presidente del Tribunal Constitucional (TC), Óscar Urviola, aseguró que este “difícil tema” tendría un fallo para la segunda semana de este mes, resolución que bien podría dejar las cosas como están o dejar de lado la polémica ley impulsada por el legislador Daniel Mora.
Frente a ello, el exministro de Educación Carlos Malpica Faustor consideró que “la nueva Ley Universitaria puede fácilmente ser derogada, corregida, cambiada o anulada, porque se trata de una ley ordinaria”.
“Con esa figura legal no se requiere ir a una votación significativa para cambiarla en todo o en parte. No es una ley orgánica, no sé por qué razón tarda tanto el Tribunal Constitucional para emitir una sentencia sobre si procede o no la Sunedu (Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria) y la Ley Universitaria”, expresó Malpica.
Siguiendo con las críticas hacia este dispositivo, Malpica refirió que “la ley fue hecha con la mejor intención, pero es una ley muy detallista, muy centralista y con un texto tan profuso sujeto a cuestionamientos”.
“Hay una guerra entre el sistema universitario anterior y la Ley vigente. Ocurre que la actual ley fue fabricada en el Congreso, con lo cual el Ejecutivo se lavó las manos. Se planteó el proyecto de ley para que se discuta la existencia de la Sunedu primero y que después la Ley Universitaria. Al final no lo hicieron”, explicó.
TODO SE DESBARATA
El exministro de Educación del gobierno de Alejandro Toledo, requerido sobre qué sucedería si el TC falla en contra de la Sunedu y de paso declare inconstitucional a la Ley Universitaria, sostuvo que el máximo ente constitucional está demorando demasiado el dictado de la sentencia. “Ha ventilado todas sus observaciones a la ley, ya hizo las audiencias públicas. Ya está lista para el voto, pero hay resoluciones que el TC pone al voto pero no las hace públicas, y así, las sentencias se acumulan”, refirió.
Malpica opinó que todo este problema se va a resolver el día que el Tribunal Constitucional se atreva a sacar la sentencia. “Si el TC emite su fallo y resuelve que la Sunedu no procede, pues se desbarata todo el castillo de naipes, se cae todo lo avanzado, porque no sabremos en qué quedarían los contratos académicos, la emisión de los carnets universitarios. El TC debe pronunciarse y emitir sanción para zanjar todo este problema”, puntualizó.
Añadió que existe una lucha constante con las universidades, y la prueba más notable es la publicación de San Marcos que suscribe el rector Pedro Cotillo.
“Más aún al hacer declaraciones políticas como que al ganar la oposición la Mesa Directiva del Congreso (que ya la ganó Luis Iberico), Daniel Mora pasará a la oscuridad. Existe una pugna porque hay universidades que no se han allanado a la ley, privadas y públicas. Algunas aducen que hubo retraso, que el mecanismo es complicado y que incluso la Sunedu no cumplió con sus plazos”, acotó.
EL DATO
NADA DE NADA
El ministro de Educación, Jaime Saavedra, afirmó días atrás que ocho universidades públicas no han avanzado nada en su proceso de adecuación a la Ley Universitaria, específicamente en convocar elecciones de autoridades y nuevos estatutos.