Palabras de José Ignacio López Soria

Foro Educativo siempre ha apostado por una educación de calidad con equidad; en esta perspectiva impulsa la implementación de políticas que vayan en este sentido y las vigila.
Resulta interesante analizar los planes de gobierno de los dos candidatos a la segunda vuelta electoral. Encuentro que a ambos les falta visión, y constituyen más bien un listado de acciones que no tienen articulación y algunas están desactualizadas.
Proponemos que el Plan debería centrarse en ofrecer un servicio educativo de calidad, trabaje en lograr un magisterio revalorado y un presupuesto anual que llegue al 6 % del PBI, priorice la primera infancia y la gestión educativa descentralizada y ligue la educación superior al desarrollo. Coincide con el CNE en el énfasis a la educación rural y a la infraestructura
En este contexto ¿qué desafíos tiene Foro Educativo hoy? Sólo que este “hoy” es muy estrecho porque hoy es el ahora y mañana. Desde una perspectiva histórica y filosófica proponemos esquemáticamente una reflexión desde la educación para la educación. Esto obliga a mirar la educación desde la sociedad.
Algunos lo hacen viendo sus necesidades pero, al proceder así, subyugan la educación a ellas; por ejemplo, si hoy se necesitan tecnólogos, hay que formarlos. Sólo que hacerlo así es optar por una visión funcionalista pero en este caso, la pregunta es: ¿Este es el sistema que queremos? Otro sesgo posible es hacer de la educación un fenómeno disfuncional. Abrir las puertas de la escuela a todos sabiendo que no tienen cabida. Un sesgo alternativo es mirar la educación respondiendo al fenómeno social con una mirada crítica que propone respuestas a ese fenómeno. Va más allá de las patologías que éste produce y, a través de la educación, trata de curarlas. Pero una educación alternativa propone e impulsa alternativas.
Desde esta perspectiva ¿qué corresponde a Foro Educativo?
En el mundo de la educación pasa lo que pasa en filosofía. Lleva a conceptos los problemas de la realidad. Recoge de la realidad y reflexiona sobre lo ocurrido para estudiar lo que está ocurriendo. Hay que forzarnos a hacer ontología de la actualidad. ¿Cuáles son las tendencias? Hay que relacionar el ente al ser. No quedarse en lo que se ve, sino en ir más allá; incluso pensar en lo que no vemos.
En la modernidad actual las instituciones se han extendido al mundo entero. En todos los pueblos se está adquiriendo un aire de familia, a causa de la globalización. Debemos explorar la actitud de la globalidad, de qué manera se da y cómo influye nuestra subjetividad. Esto nos lleva a pensar en una educación diferente a la que tenemos cuando educamos para la competitividad, en vez de hacerlo para la convivencia con el otro. Educar para la competitividad es educar para ganar al otro y esto no es convivencia.
Nos tenemos que dar cuenta que en este proceso de construir nuestra subjetividad en la globalidad, se está desmoronando el concepto de nación. De ahí que necesitemos explorar nuevas identidades. Necesitamos una racionalidad liberadora. En la sociedad contemporánea se está imponiendo la racionalidad del mercado, de la ganancia en el mercado. Esto no humaniza.
Actualmente tenemos en el Perú tres problemas serios: articulación, alienación y desborde.
Desde la emancipación tenemos problemas de articulación. Hay que pensar en la convivencia de otra manera. Lo que hemos hecho es tratar de homogeneizar Hemos entendido nuestra diversidad como una desventaja y hemos creado un sistema educativo para homogeneizar. Significa que un sector inmenso de la población está perdiendo sus pertenencias; por ejemplo están perdiendo sus lenguas.
El otro problema es la alienación: Tal vez lo que hay que hacer es una educación de lo diverso, para aprender a vivir en la diversidad, valorándola. Entendemos la EIB más como lo bilingüe que en como lo intercultural y, el tema es lo intercultural que se da en todas las latitudes y ámbitos. Habría que empezar a hablar de educación interconvivencial.
Tampoco hemos sabido tratar el tema del desborde. Se habla de inclusión, que en latín significa encerrar al otro en mi propio mundo. Deberíamos olvidarnos del término desarrollo – que antes era progreso, después desarrollo y ahora crecimiento -. Deberíamos preferir el término plenitud que significa el despliegue pleno de la personalidad humana y colectiva. Foro debería reflexionar sobre una educación alternativa para la plenitud.