Date:January 22, 2019

Brasil: Segunda llamada

Por: Luis Miguel Saravia C

1. Verano en Brasilia: Este estío brasileño no tendrá el mismo sabor de los anteriores. Rememorará la dictadura de los años 70. Hoy un gabinete cívico-militar ha llegado al gobierno, por orden y deseo del Presidente Jair Bolsonaro y aliados. Dos señales llegan de la capital brasilera: solucionar la violencia a tiros y tipificar a los movimientos sociales como terroristas. El mensaje fácil, simple, ha calado en los electores y está dirigido a los “adoctrinadores” del sistema educativo brasilero. No pasarán aquellos que han explicado que el capitalismo es básicamente el infierno y el socialismo es el paraíso. Este electorado respaldó que la “educación sexual sea cosa de la familia, de papá y mamá. Además, que en las aulas “no haya ninguna ideología”

Bolsonaro se ha declarado adversario del globalismo tanto ideológico como “cultural” y ha anunciado que combatirá el “alarmismo climático.” Un original mensaje, que no deja percibir aquello que le ha permitido hacerse de la presidencia: el mensaje de oposición al aborto y la coincidencia en cuestiones morales con los intereses de los evangélicos más conservadores y movimientos provida (también católicos), le valió un apoyo significativo. Los analistas expresan que este mensaje encontró acogida en cada iglesia.

Bolsonaro y su ministro de Educación, Ricardo Vélez / Foto: HSB Noticias

2. ¿Quién es el ministro de educación en Brasil? Es un filósofo colombiano, que emigró el año 1979 a Brasil y se nacionalizó en 1997. Se llama Ricardo Velez Rodríguez profesor emérito de la Escuela de Comando y Estado Mayor del Ejército y cuenta con una amplia trayectoria en el ámbito académico. En su blog personal refiriéndose al trabajo a desarrollar expresó “El Ministerio de Educación tiene como tarea esencial volver a poner el sistema de enseñanza básica y fundamental al servicio de las personas y no como opción burocrática sobre los intereses de los ciudadanos, para perpetuar una casta que se encuadró en el poder” (www.pensadordelamancha.blogspot.com). De acuerdo a O Globo su nombramiento obedece a que “El presidente encontró a alguien identificado con la educación y al mismo tiempo defensor de los temas conservadores fundamentales para la base de la nueva administración en el Legislativo”.

El nombramiento de Vélez ha causado cierta conmoción en medios educativos y académicos en Brasil, además porque existen otros renombrados especialistas. Bolsonaro prefirió a quien reivindicó el golpe de Estado de 1964. Mucho antes de ser nominado escribía en su blog en septiembre 2018: “Todas las escuelas deberían tener Consejo de Ética que velen por la rectitud moral de los alumnos”. Y agregó: “No se trata de juntas de censura, sino de institucionalizar la reflexión sobre la metodología que cada escuela usa para corresponder a esa exigencia”.

Proclama la “necesidad” de refundar el ministerio que le tocó en suerte y que “padece” una estructura destinada a “desmontar los valores tradicionales de nuestra sociedad”. Y añade que son los valores de “la familia, la religión, la ciudadanía, en suma: el patriotismo”. Clovis Rossi gran editorialista de Folha de SaoPaulo expresa que “tiene todo el olor de la policía moral adoptada en Irán…” y se pregunta “¿Quién va a definir lo que es una educación moral recta? ¿Un ministro que cree que debe conmemorarse el golpe de Estado de 1964? ¿Aquel golpe que detuvo, secuestró, mató, torturó y provocó el exilio de miles de personas? ¿Aquél que cerró el Congreso, censuró a la prensa y practicó innumerables barbaridades?” Días, semanas y meses vendrán muy tensos, pues a lo expresado, el Ministro Vélez ha escrito en un texto titulado “Un guión para el MEC”, que los brasileños se volvieron “rehenes” de un sistema de enseñanza “ajeno” a la vida de las personas y “afinado” con un intento de “adoctrinado de índole cientificista” y “encuadrado en la ideología marxista”.

En lo concerniente al Plan de Gobierno – Educación, Educación, sexualidad y comunidad LGBTI, para el nuevo mandatario de Brasil, “Los contenidos y los métodos de enseñanza tienen que cambiar. Más matemáticas, más ciencias y portugués. Sin adoctrinamiento ni sexualización precoz”. Además es abiertamente homofóbico y espera militarizar la enseñanza, por ello propuso crear un colegio militar en todas las capitales de estado y modificar los planes de estudio.

3. ¿Habrá futuro? Habría que ser pitoniso. Las señales de la primera semana nos hablan que el presidente, Jair Bolsonaro dio marcha atrás al menos en nueve medidas anunciadas por su gobierno. Esto refleja la falta de planificación de la cúpula y la personalidad dispersa y poco asertiva del Presidente, según Folha de Sao Paulo.

Entre los pocos detalles conocidos sobre los planes para la educación, preocupa la alusión al nombre de un educador que quiere expulsar de las escuelas brasileñas: Paulo Freire. ¿Cómo lo hará? Poco se sabe en la práctica. Sólo conocida la idea, ya es criticada por los educadores. El método y filosofía de Paulo Freire ejercen una gran influencia en algunas de las mejores escuelas de Brasil. Paulo Freire es, además, un intelectual muy reconocido en todo el mundo. Para los educadores brasileños Freire se ha convertido en el “chivo expiatorio” para quien acusa a los profesores de un supuesto adoctrinamiento. Según Bolsonaro tanto la obra de Freire como su influencia entre profesores proporcionarían las herramientas para ofrecer una enseñanza sectaria y explicaría los fracasos de la educación pública nacional, algo que está lejos de ser compartido por líderes de las escuelas de elite.

Por su parte el ministro de educación ha dejado en claro su coincidencia con Escuela sin Partido, que es un proyecto de los sectores más duros de la derecha política y religiosa, para los que la escuela pública se ha convertido en un centro de adoctrinamiento político de la izquierda y de una inexistente “revolución cultural gramsciana”. En este sentido el nuevo ministro de educación expresa que se ha intentado “…desmontar los valores tradicionales de nuestra sociedad, en lo que se refiere a la preservación de la vida, de la familia, de la religión, de la ciudadanía, en suma, del patriotismo”. Queda en carpeta aún la propuesta de aprobación de dicho proyecto, definido como una avanzada clerical y de derecha referida a los contenidos escolares. En esto consistiría el primer paso de la reforma educativa discriminativa y privatista que impulsaría Bolsonaro y su ministro de educación Vélez. Promueven que en cada aula se ponga un cartel donde quede especificado “deberes” como “no cooptar a los alumnos para ninguna corriente política, ideológica o partidaria”, plantea la eliminación de las clases sobre identidad de género y hasta la prohibición del uso de las expresiones “género” y “orientación sexual” –ello en el país con más crímenes homofóbicos y transfóbicos del mundo.

Apreciar el ataque a Paulo Freire es la mezquindad de la ignorancia. Freire desarrolla una pedagogía crítica -y no solo un método de alfabetización- que se fundamenta en el diálogo entre profesores y alumnos y en el valor de la educación como herramienta para la emancipación individual y social. El economista Martin Carnoy recuerda que el concepto de educación “como liberación de la ignorancia y subyugación política” es un tema común en la filosofía de la Ilustración de Rousseau y Thomas Jefferson. Carnoy es profesor en Stanford (EEUU) desde 1969. “El ataque de Bolsonaro a Freire es un ataque a los propios fundamentos de la democracia occidental y al concepto de libertad”.

Brasil ingresa al 2019 con un gobierno que es fiel al oscurantismo que desde hace años acecha a la educación en una alianza creciente con las iglesias evangélicas que estuvieron asociadas a diversos gobiernos de turno. Bolsonaro al anunciar a su ministro de educación expresó “Que 2019 sea recordado como el primer año de una nueva era en la cual la educación, la familia y los valores que cimientan la nación brasileña puedan regar nuestras esperanzas y hacer florecer el futuro grandioso que merecemos” El ministro escribió al inicio del presente año “Una de las metas para sacar a Brasil de las peores posiciones en los ránkings de educación del mundo es combatir la basura marxista que se instaló en nuestras instituciones de enseñanza” Y añadió: vamos a evolucionar para formar ciudadanos y ya no más militantes políticos” Sumadas a estas declaraciones existen otras que sitúan al gobierno de Bolsonaro como el más retrogrado del continente: Si a Jair Bolsonaro le irritan los “libros con fotos del Che Guevara como un gran líder”, a su nuevo ministro de Educación, Ricardo Vélez Rodríguez, le ofende que “las universidades brasileñas, en especial las públicas, controladas a partir de la apertura democrática por la izquierda rabiosa, hayan acabado haciendo de la memoria de 1964 [el año del golpe de estado] un acto indiscriminado de repudio a los militares y a las directrices trazadas por ellos”. Las citas de crónicas al final, permiten contar con información del pensamiento y de lo que piensan desarrollar desde el campo educativo. Confiamos, como se expresó al inicio, que Bolsonaro empiece a desdecirse y permita que la educación brasilera se desarrolle de acuerdo a las humanidades, la ciencia y la tecnología y bajo la inspiración de pensadores/educadores que siempre lideraron cambios en la región.

Para finalizar, veámonos en el espejo: lo que es capaz de hacer un grupo de aventureros con ambición de poder, sin ideología, menos ética ni valores, que piensan que con alianzas tramontanas que ponen como escudo Dios, Patria y Familia para cautivar a comunidades desvalidas e ignorantes, pero no democráticas. Detrás de ellos va el gran capital, al que no le interesa el desarrollo de las personas ni el ser ciudadanos, menos la diversidad cultural. Menos la equidad y solidaridad. “Brasil está sufriendo un retroceso democrático sin precedentes” (Pablo Gentili, en Radio del Plata.) Brasil segunda llamada: alerta. (20.01.19)

Notas complementarias:
Jair Bolsonaro completa gabinete con perfil cívico-militar.

Educación en el Brasil de Bolsonaro: sin Marx, sin el Che y sin repudio a la dictadura

¿Por qué tantos evangélicos apoyan a Bolsonaro?

El filósofo colombiano que será ministro de educación del Brasil https://www.eltiempo.com/mundo/latinoamerica/colombiano-nuevo-ministro-de-educacion-de-brasil-296882

Presidente electo Jair Bolsonaro elige a un colombiano como ministro de Educación y estalla la polémica en Brasil.
https://www.clarin.com/mundo/jair-bolsonaro-elige-colombiano-ministro-educacion-estalla-polemica-brasil_0_tLLb6e66c.html

Obra de Paulo Freire en la mira de Bolsonaro
https://www1.folha.uol.com.br/internacional/es/brasil/2019/01/la-obra-de-paulo-freire-en-el-punto-de-mira-de-bolsonaro-es-el-pilar-de-ensenanza-en-escuelas-de-elite-brasilenas.shtml

“Escuela sin partido”: la reforma educativa troglodita de Bolsonaro. http://contrahegemoniaweb.com.ar/escuela-sin-partido-la-reforma-educativa-troglodita-de-bolsonaro/

Bolsonaro nombró a un ultraconservador como ministro de Educación.
https://www.elperiodico.com/es/internacional/20181123/bolsonaro-nombro-a-un-ultraconservador-en-educacion-7163052

“Soy contrario a la educación de género”: colombiano ministro de Educación de Brasil. https://www.semana.com/educacion/articulo/el-nuevo-ministro-de-educacion-de-brasil-es-el-colombiano-ricardo-velez-rodriguez/591800