Date:March 27, 2019

David Perkins: El diseño de estructuras y estrategias de aprendizaje en las escuelas

Por: Luis Miguel Saravia

1. Temas y problemas. Abordar el tema de aprender en el aula, presenta un reto permanente para los docentes, en especial para aquellos de educación inicial y primaria. La complejidad del tema “aprendizaje” demanda no sólo formación pedagógica básica, sino mucha iniciativa y creatividad para innovar aquello que se presentó como prototipo a desarrollar, pero sin tener en cuenta que somos un país diverso, intercultural, y que niños y jóvenes requieren formas y técnicas muy dinámicas que permitan al docente innovar para desarrollar aquello que demandan los contenidos señalados por el currículo y que deben ser disparadores para evidenciar capacidades, competencias que deben desarrollarse de cara a la realidad donde se educan y crecen. Como decía el maestro y profesor de la Universidad de Murcia José Blas García Pérez en su blog “Sabemos de sobra que sólo cuando los profesionales están continuamente aprendiendo y pensando colectivamente sobre cómo mejorar su práctica es cuando pueden crear condiciones óptimas para el aprendizaje de sus alumnos. A esta acción reflexiva debe continuar una acción actual, en la que los equipos directivos tienen mucho que decir: propiciar autonomía y potenciar el liderazgo pedagógico.” (http://blogcued.blogspot.com/2015/04/de-la-innovacion-la-transformacion.html).

En este escenario quisiéramos compartir parte de la entrevista a David Perkins, co-director emérito del Proyecto Zero junto a Howard Gardner desde hace 25 años. Ha investigado y trabajado en el desarrollo de las distintas áreas de la enseñanza y el aprendizaje para la comprensión, la creatividad o el razonamiento en las artes, las ciencias y la vida diaria. Ha estudiado el papel de las tecnologías educativas en la enseñanza y el aprendizaje, y ha diseñado estructuras y estrategias de aprendizaje en las organizaciones para facilitar la comprensión y la inteligencia personal. Hemos seleccionado una parte de la entrevista que le hizo la Directora de Cuadernos de Pedagogía Carmen Pellicer, publicada en el Nº 496, Sección Entrevista, Febrero 2019, Editorial Wolters Kluwer. A lo largo de esta entrevista, David Perkins habla sobre el diseño de estructuras y estrategias de aprendizaje en las escuelas para facilitar la comprensión y la inteligencia personal. También sobre el papel de las pruebas o de los planes de estudio en el proceso de aprendizaje del alumno.

2.Entrevista a David Perkins

El Project Zero está dedicado a la complejidad. ¿Por qué decidiste o por qué crees que es importante hablar de complejidad hoy en día?

Si nos fijamos en el mundo de hoy en día, es difícil negar que vivimos en una era compleja, debido a la globalización, a la economía mundial, a la existencia de conflictos en varias naciones, a los problemas de inmigración a gran escala… Muchos factores hacen que este sea un período complicado y debemos preguntarnos: ¿qué se necesita para ayudar a los jóvenes a crecer para comprometerse bien y fructíferamente con el mundo actual? Por supuesto que el mundo siempre ha sido complicado, pero ahora se encuentra delante de nuestros ojos por los medios de comunicación, la facilidad del transporte… Es difícil de evitar, es difícil desaparecer en una esquina y vivir una vida tranquila.

Pero las escuelas parecen ser muy reacias a cambiar, ¿es porque el sistema no les permite o porque son demasiado vagas para comenzar?

No señalaría la pereza. La educación siempre ha sido una tarea ardua, pero creo que en muchos entornos educativos existe este impulso de reducir las cosas a una fórmula, de definir el currículo, de mantenerlo simple, de hacerlo sencillo, y el punto de vista crítico sobre esto, es que uno está creando una ilusión. Es una ilusión de progreso, porque los estudiantes están avanzando a través de metas relativamente accesibles, pero no están aprendiendo a relacionarse bien con la complejidad de nuestro mundo, porque las situaciones varían, las escuelas difieren enormemente, los maestros cambian muchísimo unos de otros… Ésa es la tendencia que me preocupa, pero también veo que están ocurriendo cosas maravillosas.

¿En qué crees que deberían concentrarse, si no es en las pruebas o en el plan de estudios? ¿Dónde están los otros elementos?

Para mí, lo importante no es tanto la prueba, aunque es importante saber cómo están los jóvenes aprendices, como el proceso de aprendizaje: ¿Estamos aprendiendo para la comprensión? ¿Estamos aprendiendo a apreciar la maravilla y la curiosidad que presenta el mundo para motivar y atraer? ¿Ayudamos a los jóvenes a ver el significado de lo que están aprendiendo? ¿Por qué es importante para sus vidas y para las vidas de los demás? A menudo, los currículos típicos no prestan mucha atención a ninguna de estas preguntas. No se preocupan mucho por entender, mientras los niños dominen los hechos y las habilidades, no se inquietan demasiado por lo que los niños aprenden porque está en el currículo y ya lo aprendieron, no se preocupan por la importancia de lo que están aprendiendo, cómo es de importante para las vidas de los jóvenes y las vidas de los niños a medida que crecen, porque está en el currículo, por lo que debe tener importancia y ha estado en el currículo desde hace 200 años, por lo que debe tener significado. Todo debe ser repensado, muchas de las características que se encuentran en el currículo, el currículo típico, no es importante cuestionarlas y están bien, no es que todo deba ser rediseñado, solo es necesario editarlo. Es un proceso editorial, no un proceso de recrear todo de la nada, pero necesitamos una edición más agresiva de la agenda educativa.

¿Por qué crees que es necesario confiar en los maestros y las escuelas para lograr ese cambio?

Creo que hay muchas partes del mundo en las que ese es el caso. Hasta cierto punto se da en Estados Unidos, por ejemplo, y hay un dilema, de hecho, existe un par de dilemas. Uno, es que todos quieren tener voz en la educación. Los educadores quieren una voz y realmente saben algo al respecto. Los políticos quieren tener voz. Los padres quieren tener voz. Las compañías de libros de texto quieren tener voz, todos quieren tener voz. Y, realmente, algunas de esas voces saben más acerca del tema que otras. Mi preferencia sería ver la toma de decisiones en manos de educadores racionales que conocen sus escuelas, sus culturas locales propias y sus comunidades. Pero esto no es un absoluto, no es algo al 100%. Es una cuestión de equilibrio. Todos entendemos por qué a los gobiernos les gusta sistematizar, porque mantienen las cosas en orden y la maquinaria en movimiento. Permite asignaciones presupuestarias y demás; es natural querer sistematizar. Así que es difícil, y especialmente complicado en un área como la educación, donde todos quieren tener una voz.

Un buen ejemplo a modo de contraste es la salud, la atención médica, un campo que a todo el mundo le concierne, porque todos nos preocupamos por nuestra salud y la gente es menos propensa a reclamar autoridad en cuanto a lo que se debe hacer. Se reconoce más como un área de especialización y, aunque los gobiernos pueden preocuparse sobre presupuestos y sistemas y así sucesivamente, la mayoría de las personas se dirá: «mira, no sé qué se necesita para prevenir esta enfermedad o curarla, reconozco que hay personas que saben mucho más sobre ella que yo en el aspecto técnico y luego tenemos que preocuparnos por los presupuestos y demás». No es así como funciona el pensamiento en la educación, todos piensan que saben lo que se debe hacer, así que me preocupo por eso. Pero puedes entender por qué las personas se sienten así… son sus hijos.

¿Crees que los maestros están suficientemente capacitados?

También tenemos un gran debate aquí sobre cómo formarlos, cómo mantener su desarrollo profesional. Es un gran problema. Sentimos, o hay una sensación de que no tenemos suficientes competencias, que no somos expertos y el conocimiento no es de nuestra propiedad.
Creo que debería haber una atención considerable al desarrollo continuo de los docentes y debería ser un proceso que los docentes adopten con energía como parte de su vida profesional y que tengan tiempo para ello, en la forma en la que se asigna el tiempo y cualquier compensación que se requiera para apoyarlo. Creo que si hiciéramos esas cosas, los niños aprenderían mejor. La gente dice: «oh, ¿por qué mi profesor está perdiendo el tiempo yendo a un taller cuando él o ella podría estar enseñando a una clase?» Mi respuesta básicamente sería: «en realidad, si el maestro se toma el tiempo, tus hijos aprenderán más y mejor». Es difícil convencer a la gente de eso.

¿Crees que los equipos directivos en las escuelas juegan un papel importante? ¿Por qué siempre tenemos la impresión de que si abandonas el aula, estás traicionándote un poco a ti y a tu profesión para iniciar peleas o tensiones, minando el rol administrativo de algunos de los maestros?

Supongo que tendría que preguntarme de qué estructuras de gestión estamos hablando. Ciertamente conozco a directores escolares, en varios niveles, que contribuyen mucho al aprendizaje en su institución, por lo que no me gustaría hacer una declaración general de que las personas que ocupan puestos directivos en las escuelas no contribuyen al aprendizaje. Pueden crear mucho al mantener los eventos organizados, por supuesto, viendo lo que necesita atención, dando presupuesto al ver lo que necesitan, defendiendo la innovación y asegurándose de que las innovaciones cuentan con recursos. Creo que la contribución potencial es muy positiva. ¿Qué sucede realmente? Es complicado, depende de a quién te refieras, depende de qué roles de gestión estén presentes y realmente no sé cómo funcionan las cosas en España.

De modo que, ¿cuál es el siguiente paso? ¿Qué estás haciendo en este momento? ¿Qué estás investigando?

Una de las iniciativas interesantes que tenemos se llama «Leading Learning that matters» (Liderar el Aprendizaje que importa), simplemente lo usaré a modo de ejemplo. Está patrocinado por escuelas independientes del estado de Victoria, Australia, a través de una organización llamada «Independent Schools Victoria». La idea básica de liderar el aprendizaje que importa es animar a los directores escolares a reunirse con sus facultades, a repensar lo que están enseñando y por qué, y básicamente cambiar su enfoque hacia el mundo contemporáneo, modernizarse, alcanzar e innovar. Una característica interesante de esto es que no hay una fórmula, se anima a cada escuela a diseñar su propio énfasis nuevo, su propia apariencia de acuerdo con su credo, su población, etc. Mientras que el aprendizaje sea más significativo para el mundo actual y resulte que eso signifique cosas muy diferentes e historias diferentes, creemos que eso es bueno. Es muy parecido al tema que discutimos hace unos minutos, dejar un poco más la toma de decisiones en manos de los educadores y los educadores que están en el campo, cerca de la situación de aprendizaje en particular, donde han estado implicados en el plano político. Hemos estado haciendo esto durante algunos años, trabajando con un par de grupos diferentes de aproximadamente 10 u 11 directores. Estamos a punto de comenzar un grupo nuevo y de hacer algunas publicaciones sobre cómo funciona el modelo y cómo podría contribuir, por lo que esperamos que inspire algunos proyectos similares en todo el mundo cuando el modelo esté más disponible, ¡es excitante!

Si tuvieras un futuro maestro frente a ti, a punto de terminar sus estudios y comenzar en una escuela en unas pocas semanas, ¿qué le aconsejarías?
Esta es una pregunta difícil. Es un poco idealista porque conozco tanto de investigación como de profesores principiantes y conozco la dificultad durante los dos o tres primeros años. Aprender para el hombre tiene mucho que ver con la pragmática de la situación.

Si pudiéramos ser idealistas por un minuto, diría: «busca un entorno en el que puedas impartir el tipo de enseñanza que realmente te gustaría hacer en la escuela. Si puedes elegir, busca un entorno donde haya una buena cantidad de espacio para colaborar con otros maestros, no trabajes en una habitación solo casi todo el tiempo, busca un entorno donde haya un historial de innovación, donde haya margen para probar cosas nuevas». Es como lo que dicen sobre los bienes raíces: su principio clave es la ubicación, la ubicación y la ubicación. Creo que encontrar un entorno de apoyo verdadero, es lo mejor que podría hacer un maestro que empieza. A veces no tenemos alternativas. También sobre el papel de las pruebas o de los planes de estudio en el proceso de aprendizaje del alumno.

3. Desafíos permanentes

En nuestro sistema educativo se habla mucho de la participación del docente profesionalmente. Si evaluamos la realidad el sistema educativo está pensado como una estructura burocrática, regulado por normas, directivas cerradas, procesos de trabajo estandarizados, objetivos preestablecidos por agentes externos con el mensaje que son experiencias exitosas, con espacios para la enseñanza y el aprendizaje que se alejan del dinamismo y la exigencia de una educación creativa: Parafraseando a Sir Ken Robinson, podemos asegurar que las estructuras organizativas están matando la innovación. ¿Cuándo llegará el cambio basado en la verdadera participación del docente?

De otro lado se dice que el cambio llegará cuando los docentes estén continuamente aprendiendo y pensando colectivamente sobre cómo mejorar su práctica. Sólo así se pueden crear condiciones óptimas para el aprendizaje de los alumnos Pero hace falta autonomía y liderazgo pedagógico, que se mutila cuando existen vallas burocráticas y no la creación de espacios para el autoaprendizaje para los docentes. El diseño de estructuras y estrategias de aprendizaje en las escuelas será realidad, no porque lo demanda una norma sino por la creatividad y la innovación que realicen los docentes en el aula y en la escuela y cuenten con el acompañamiento de un director auténtico, que valore en trabajo en equipo y reconozca el esfuerzo que realiza la comunidad docente para mejorar el aprendizaje de sus alumnos. Pero todo esto debería llevar a transformar la escuela y esta transformación debe llegar desde el aula. ¿Se podrá?