Declaración de la Red Nacional de Promoción de la Infancia, sobre políticas públicas de educación inicial en el Perú

El 10 de abril la Red Nacional de Promoción de la Infancia, presentó al Ministerio de Educación y a la Directora de Educación Nacional, Nelly Palomino, esta declaración que contiene algunas consideraciones y propuestas acerca del Primer ciclo de  Educación Inicial, el cual ha sido invisibilizado por sucesivas gestiones de gobierno, a pesar de ser una etapa fundamental para el desarrollo infantil, para el desarrollo humano y para el desarrollo sostenible de los países.

El texto, es el siguiente:

La Red Nacional de Promoción de la Infancia, entidad con 14 años de existencia, conformada por instituciones y personas comprometidas con la Primera Infancia del país, frente a una nueva gestión gubernamental y ministerial, en las actuales circunstancias de revisión y actualización del Proyecto Educativo Nacional y de revisión y consulta del Programa Curricular de Educación Inicial, expone lo siguiente:

1. La Educación Inicial, es un derecho que asiste desde el nacimiento a todos los niños sin discriminación, que está consagrado en la Constitución, Ley General de Educación N° 28044, el Reglamento de la Ley, los Lineamientos Intersectoriales por la Primera infancia (consensuados por 11 sectores y promulgados en el 2016) y demás normatividad vigente.

2. La atención y educación tempranas han sido reconocidas por innumerables investigaciones en los campos de la biología, psicología, pedagogía, del genoma humano y de la neurociencia; poniendo de manifiesto, su enorme potencial para el desarrollo infantil en todas sus dimensiones, así como para su desarrollo a futuro.

3. Los economistas reconocen que la educación temprana, al contribuir al desarrollo de las capacidades de las personas, influye notablemente en la lucha contra la pobreza, es la base del desarrollo sostenible de los países y es la mejor inversión, pues el retorno de lo invertido (8 por cada dólar) es mucho mayor que en Primaria y Secundaria.

4. A pesar de ello y que el Perú fue pionero en el tema de la educación inicial desde el nacimiento (18 años antes de la declaración de Jomtien -UNESCO), hemos retrocedido en materia de educación temprana: mientras que en el segundo Ciclo se atiende a más de 85%, en el Primer Ciclo, se atiende solamente un 5 % desde el MINEDU y otro tanto a través del MIDIS y MINSA, haciendo un total aproximado de un mínimo 11% .

5. Las familias, especialmente las madres que trabajan y que tienen niños pequeños necesitan servicios variados, que atiendan, eduquen y protejan a sus hijos, y que reciban la orientación necesaria para contribuir al fortalecimiento de sus prácticas de crianza, y cuidados en salud, alimentación, educación, trato afectuoso, etc.

6. La atención integral (de salud, alimentación, educación, etc.), en Educación Inicial, demanda una acción interdisciplinaria e intersectorial sobre todo en el Primer Ciclo; requiere de la participación de otros sectores del estado (MINSA, MIDIS etc.) de la sociedad y de la familia, que garantice este derecho.

Frente a esta situación, la Red Nacional de Promoción de la Infancia, propone e insta al Poder Ejecutivo, al MINEDU y a las autoridades, regionales y locales, lo siguiente:

1. Una voluntad responsable y consciente de atender de manera prioritaria, con enfoque holístico, intersectorial e intercultural a los niños de 0 a 3 años.

2. Una mayor inversión y asignación en el Presupuesto Nacional, que permita un mayor y urgente acceso de los niños pequeños al Primer Ciclo de Educación Inicial.

3. Un Plan Estratégico de Educación Inicial con metas anuales para ambos Ciclos, que permita el incremento de programas y servicios públicos, en zonas urbanas y rurales y, la previsión del personal especializado en cada región del país, según su demanda.

4. Un currículo articulado, con perfil propio, adecuado a las características, necesidades y potencialidades de los niños de esta edad, elaborado por expertos del nivel.

5. Una mayor exigencia académica y planificación anual en la formación de profesores especializados, técnicos, auxiliares y promotores educativos comunitarios de Educación Inicial; urge un plan de capacitación y acompañamiento sostenido.

6. La validación y réplica de experiencias exitosas nacionales, lecciones aprendidas de modelos desarrollados en nuestro país, que responden a nuestra realidad.

7. El uso de espacios en los medios de comunicación y las redes sociales, para orientar e involucrar a la sociedad, la familia y los padres, así como para ejercer una acción de vigilancia y abogacía en relación con la primera infancia.