Educación Integral de la Sexualidad: Conceptos, Enfoques y Competencias

1. Indiferencia. A casi tres semanas de lo sucedido, el caso de respeto a los derechos del niño, niña y adolescentes, ha pasado a la jurisdicción policial y de la justicia. Ante la denuncia y el escándalo estuvieron los medios de toda índole dándole de comer a la jauría que quería más y que sigue pidiendo pena de muerte para los violadores. ¿Por qué la indiferencia para asumir la cultura y responsabilidad de una sociedad pacata como la limeña y la peruana? ¿Por qué todos aquellos que se rasgan las vestiduras no supieron responder como se debía a quienes manipulado ignorancia levantaron un movimiento que surge de los corrientes más retrógradas que tienen como consigna “con mis hijos no te metas”? ¿Por qué aquellos que marchan por las calles hasta Costa Verde levantando pancartas “Marcha por la Vida” son indiferentes a situaciones que sufre nuestra infancia y juventud día a día, y la subliman con cantos y lemas píos que indignan? ¿Dónde están? ¿Dónde estuvieron los convocantes? ¿Es que la agresión violenta a niños, niñas y adolescentes nos es indiferente?

En pleno siglo XXI, casi a dos décadas de su inicio, nuestra sociedad estigmatiza todo aquello que signifique equidad, solidaridad y alaba lo que es competencia, bienestar, siempre y cuando no toquen lo que es nuestro. Egoísmo puro.

Lo sucedido estos días es una alerta para la sociedad y para las autoridades renuentes a cambios, pero sí defensores de un statu quo. La educación hoy demanda actualizar conocimientos, trabajar nuevos enfoques, estudiar los cambios en la sociedad, así como se estudian los que se dan en la economía y el desarrollo.

¿Por qué se llenan de escrúpulos quienes deben salir a exponer y debatir sobre lo que debe ser una educación integral plena que incluya la sexualidad del ser humano?

La presión que hubo sobre la enseñanza de la sexualidad con enfoque de género desde la escuela -educación inicial, primaria y secundaria- fue tal que fue pretexto y presión, además de otras razones para cambiar a la ministra Martens.

El ministro Vexler hablando sobre el currículo anunció en diciembre que se darían cambios. Anunció que para que el Currículo Nacional de Educación Básica sea más entendible y aplicable en los colegios, realizaría algunos cambios en los puntos que tienen “mucho floro”. Sobre el enfoque de género, el ministro de Educación aseguró que se mantendría como enfoque transversal. “Los alumnos conocen, comprenden y valoran su sexualidad integral de acuerdo a su desarrollo evolutivo combinando las dimensiones biológico-reproductivas, socioafectivas y ético-morales”, dijo. (La República,12.12.17) Entre lo sarcástico y lo anecdótico, quedó el tema. ¿Qué se ha avanzado hasta hoy?

2. UNESCO. El año 2014 se publicó Educación Integral de la Sexualidad. Angela Sebastiani, consultora OREALC/UNESCO Santiago, con el apoyo de Mary Guinn Delaney, Asesora Regional en Educación en Salud y VIH de la OREALC/ UNESCO Santiago. Mariana Cruz Murueta, consultora de OREALC/UNESCO Santiago, revisó las últimas versiones en detalle e hizo muchas sugerencias sustantivas. Victoria Valenzuela y Moritz Bilagher aportaron valiosos comentarios e insumos durante la redacción. En esta publicación UNESCO Santiago prioriza la perspectiva de género; y expresa que, para facilitar la lectura se utilizará un lenguaje neutro o se hará referencia a lo masculino o femenino según corresponda a la literatura presentada.

El objetivo de este documento es hacer conocer y comprender que la sexualidad es parte integral de la vida de las personas (en sus diferentes etapas o edades, y en toda su diversidad). Contribuye al desarrollo de su identidad y por lo tanto, a su desarrollo social. Se habla y trata de capacidades más que de contenidos. Se deben desarrollar en forma interdisciplinaria y de manera progresiva para que las personas actúen de forma responsable respecto a ellas mismas y con los demás. Precisa que la educación de la sexualidad está íntimamente relacionada con la comprensión, la reflexión y el discernimiento, y fortalece las bases para el aprendizaje a lo largo de la vida, preparando a los jóvenes para la vida adulta. Es así que el enfoque se centra en alcanzar un desarrollo y bienestar humano sostenible.

Foto: El Colombiano

La publicación se desarrolla en 68 páginas y se estructura en 7 capítulos: La publicación está disponible aquí.

El Informe de Seguimiento de Educación para Todos en el mundo (2012) en unos de sus parágrafos expresa: “La población joven es numerosa y está creciendo. El bienestar y la prosperidad de los jóvenes dependen más que nunca de las competencias que la educación y la capacitación pueden ofrecerles. No satisfacer esta necesidad es una pérdida de potencial humano (…) Las competencias de los jóvenes nunca han sido tan vitales (…) La educación no estriba solo en velar por que todos los niños puedan asistir a la escuela. Se trata de preparar a los jóvenes para la vida, dándoles oportunidades de encontrar un trabajo digno, de ganarse la vida, de contribuir a sus comunidades y sociedades y desarrollar su potencial”. Advierte además, que “Este concepto de bienestar incluye también la salud sexual y reproductiva de las y los jóvenes, por lo que resulta importante dotarlos de una educación integral de la sexualidad.” (UNESCO. Op. Cit. Introducción)

Es bueno advertir que UNESCO (UNESCO (2010). Orientaciones técnicas internacionales sobre educación en sexualidad. Disponible aquí) señala también que ”todo objetivo internacional de fomento de aptitudes que se establezca después de 2015 deberá ser definido de modo más preciso, incorporando los objetivos de aprendizaje en los currículos relevantes y determinando claramente el modo en que puedan medirse los logros de aprendizaje y las competencias principales”. También destaca que “Muy pocas personas jóvenes reciben una preparación adecuada para su vida sexual, haciéndolos potencialmente vulnerables ante la coerción, el abuso y la explotación sexual, el embarazo no planificado y las infecciones de transmisión sexual (ITS), incluyendo el VIH”.

No abordar estos temas importantes para el desarrollo físico-.emocional de niños y jóvenes, por condicionamientos religiosos, es negarle a la persona en desarrollo el derecho de conocer su cuerpo y sus potencialidades. ¿Por qué evadir la posibilidad de abrir una discusión sobre este tópico de la sexualidad? Los niños y adolescentes deben contar con conocimientos y habilidades que les permitan elegir en su vida sobre un tema que es de creciente preocupación. Una educación sexual integral es capaz de desarrollar habilidades o capacidades con base en información culturalmente relevante, científicamente rigurosa y apropiada a la etapa de desarrollo en la que se encuentra la persona.

3. Perú y sus medidas. En febrero del año 2013, el Ministerio de Educación y UNESCO Perú publicaron EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL Derecho Humano y Contribución a la Formación Integral. La publicación se puede acceder en este enlace.  Se trata de una publicación pionera que se adelantó a la de UNESCO-Santiago (2014), Señala en la introducción “Siendo la sexualidad y la reproducción campos de trascendental importancia en la vida de todas las personas, la educación sexual integral constituye una tarea de mayor relevancia en la formación de los niños, las niñas y los adolescentes”. Fundamenta esta afirmación por ser un derecho humano y por lo tanto un derecho a la educación. El documento deja establecido que su propósito es proveer información y argumentación referente a la importancia de la educación sexual para niños, niñas y adolescentes. Además, proporciona elementos de juicio para fortalecer el elemento de política educativa en educación sexual. Se reflexiona partiendo de la interpretación y aplicación del marco normativo vigente, así como de la evidencia de los problemas asociados a la ausencia de una educación sexual integral en el sistema educativo. Igualmente se proporcionan orientaciones que permitan asegurar la educación sexual integral en las escuelas y el desarrollo de actividades que fortalezcan su sostenibilidad.

Recientemente se ha creado un Grupo de trabajo para la Elaboración de Acciones Articuladas para promover la Protección y Seguridad de Niñas, Niños y Adolescentes Libres de Violencia. Este Grupo está presidido por la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana María Choquehuanca. La secretaría técnica está a cargo del titular de Educación, Ider Vexler. Contará como integrantes al ministro del Interior, Vicente Romero; al presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, y al fiscal de la Nación, Pablo Sánchez. Además la integrarán la directora de la Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR), Desiree von Preussen, y la directora de Save The Children en el Perú, Mariela Villalobos. (Ver más información aquí)

Consideramos que la secretaría técnica debe afinar la estrategia que está consignada en el documento que ha publicado el año 2013 el Ministerio de Educación y UNESCO – Perú. Dicho documento debería ser mejorado y articulado con el documento publicado por UNESCO – Santiago de Chile. La edición no debería ser restringida a un número reducido de instituciones educativas, sino permitir alianzas para poderlas co-publicar con la colaboración de los medios mediante fascículos coleccionables (Como parte del anecdotario de cómo las decisiones deben ser a fondo y no solo para guardar apariencias. La edición del primer documento alcanzó sólo 500 ejemplares). En cada institución educativa (Inicial, Primaria, Secundaria) debería constituirse equipos de estudio sobre Educación Sexual Integral con un enfoque intercultural, tanto de docentes como de padres de familia y con intervención de instituciones representativas de la localidad. La secretaría técnica debería procurar no crear una frondosa burocracia centralizada en la sede de Lima, sino replicarla en cada institución educativa y dentro del plan de trabajo del año escolar con resultados que deberían reportarse mensualmente, semestralmente y anualmente.

Para concluir, diremos que “La ausencia de educación sexual en las escuelas, tanto como una educación sexual inadecuada, pueden tener repercusiones negativas en el desarrollo y el bienestar de los niños, las niñas y los adolescentes, particularmente en aquellos contextos donde la desinformación – o la mala información- , las creencias, los prejuicios, las normas, y prácticas culturales y sociales propician una situación de vulnerabilidad frente a cuestiones como el embarazo, la maternidad, y la paternidad en la adolescencia, la violencia sexual, el VIH y otras ITS.” (Educación Sexual Integra. Op. Cit. Pág12.). Inmensa responsabilidad para las instituciones estatales y para los responsables directos de su aplicación y desarrollo. A ver si en esta oportunidad somos capaces de alcanzar los mejores resultados no por tratarse de una competencia internacional sino por formar ciudadanos y ciudadanas responsables y con valores centrados en las personas y no en el desarrollo del mercado y la acumulación de riquezas. Demostremos que lo podemos con la colaboración de todos.