El álbum Panini: Nuevo material educativo

Por: Luis Miguel Saravia 

1. “La moda” y su historia. Desde hace unas semanas, con la publicidad correspondiente, fue anunciada la llegada y venta del álbum sobre el mundial, el llamado “Panini” ¿Por qué este álbum lleva este nombre? Habría que refrescar la memoria con algunos datos para ubicar este todo poderoso álbum que se pone en movimiento en el mundo cada cuatro años cuando se realiza un campeonato mundial de fútbol. El álbum Panini, pertenece al llamado Grupo Panini, una editorial fundada en 1961 por los hermanos Benito, Giusseppe, Umberto y Franco Panini. Tiene el primer lugar en el mundo en el sector de cromos (figuritas). Es el cuarto editor en Europa de materiales para jóvenes coleccionistas. El Grupo Panini es líder en la distribución de cómics en librerías de Italia y desarrolla un sólido programa en el área de los nuevos medios de comunicación. Umberto Panini, con experiencia en la fábrica automotriz Maserati ideó la Fifimatic: máquina de ensobrado automático. Reúne los stickers (el número de los cuales depende de cada colección) y los ensobra. Desde el mundial de 1970 la editorial Panini tiene los derechos para comercializar los álbumes de los mundiales de la FIFA: figuras y cromos de los estadios, futbolistas y emblemas de las selecciones participantes. El primer álbum publicado por Panini fue el del mundial de México 1970, y desde entonces ha comercializado los álbumes y cromos de todos los mundiales posteriores en forma consecutiva hasta la actualidad.

Monstruo editorial transnacional, bajo contrato con FIFA, genera en niños, jóvenes y adultos una competencia desmedida para conseguir las figuritas y completar en el mundo antes que se realice el Mundial, en este caso Rusia 2018. El sistema económico para explotar al máximo el rubro fútbol en la división impresa mediante figuritas pone al álbum con las mejores reglas del mercado, donde la ley de oferta y demanda se da en todos los niveles de la sociedad. El “monstruo económico” ahí latiendo y reproduciéndose en algo que apasiona a los aficionados: el fútbol.

2. Develando las “reglas de juego”. Analizar el tema de las figuritas Panini y la pasión que despierta en los niños, jóvenes y adultos -de toda condición- no es una pérdida de tiempo. Puede servir, por ejemplo, para desentrañar cómo el sistema económico se vale de todos los medios, para mantener primero la atención de los aficionados y luego atraerlos en la aplicación de la oferta y producir la demanda según los reportes de las encuestas. El sistema genera la demanda por diversas vías los diarios, la televisión, la radio, los avisos luminosos, las paredes y otros medios gráficos para generar la curiosidad, el ansia para saber qué encierra el misterio y tener la fascinación de contarlo, de compartirlo o de rechazarlo. Ahí el proceso de “enganche” que cautiva al iluso y lo hace ir a donde quieran. Ocurre ahora, por ejemplo, la necesidad de tener TV de última generación para “ver” mejor los partidos y jugadas del mundial; para grabar los mejores partidos que no se pueden ver sino en diferido porque se cruza con el horario de trabajo. Las ofertas están a la orden al punto que hoy se han creado los cyber days en cada tienda con mil y otros anzuelos. Consumismo puro que denota la pobre educación ciudadana cultivada. Develar el “fenómeno Panini” pone de manifiesto que se ha educado para el consumo, antes que para el aprendizaje. Una educación para la domesticación antes que para la liberación; una educación que no instruye, no forma para el discernimiento. Atrapados sin salida los hinchas no reparan en costos, tienen que llenar el álbum que requiere de 682 figuritas. Un estudio nos refiere que en Brasil se da el mejor precio a nivel mundial del paquete de figuritas. En Brasil, esto costaría US$ 402.38, mientras que en Suiza se tendría que invertir US$ 1,227.6. Un especialista nos dice “La variación de precios en todo el mundo es similar a la del Big Mac, según el análisis de datos de precios disponibles de 21 países y la región del euro de Sobral, aunque la correlación entre los precios y el PBI per cápita es “mucho más débil”, tal vez debido a la mano de obra local que se requiere para preparar los sándwiches.” (Gestión, 24.04.18.)

Si dejamos pasar esta oportunidad del reinado Panini, sin develar sus objetivos, le estaremos haciendo el juego al sistema económico que genera pobreza, dependencia, inequidad. Buscar respuestas que se acomoden a protestas, cuando desperdiciamos oportunidades que el sistema las pone en bandeja para esclarecer, es de irresponsables. Eso denota un falso puritanismo, una desviada conciencia de la realidad que está invadida por aquellos que siempre detentaron el poder y hoy se disfrazan de emprendedores y fanáticos de la competitividad, ¿para qué? Para servir a grupos semejantes a Panini. ¿Qué de Adidas, de Nike, de Umbro y otras marcas de ropa deportiva? No se sirve a la democracia denunciando que otros pierden el tiempo en ello.

¿Por qué no pensar más? ¿No es mejor estudiarlo, comprenderlo y develar su juego? Elaborar un discurso, que a la vez que se disfruta de esta actividad, se utiliza para demostrar cómo el sistema invierte para mantener a los ciudadanos lejos de problemas centrales de pobreza, de sobrevivencia, del cambio climático, del hambre, de las migraciones, de las sequías y otros. El sistema ha domesticado al punto de sembrar indiferencia, anatematizando a quien propone algo distinto que la complacencia.

3. Una apreciación educativa. Nadie puede negar, en su sano juicio, que el álbum Panini ha invadido la capital, las regiones y las provincias. Cómo será la demanda que se ha descubierto dos imprentas fraguando álbumes y cromos. Se han instalado en lugares de Lima, centro de canje e intercambio de figuritas y hasta los más habilidosos han creado un código para el canje, la venta y demás procesos que se utilizan para completar el llenado del álbum. La creatividad y el recurseo para “hacer el negocio” están a la orden. Puritanismo es negarlo, así como hacerle el juego a la corrupción con este material para coleccionar.

¿Qué debe hacer la escuela frente a este fenómeno de negocio que ha invadido las aulas, los recreos? Debe saber desarrollar la creatividad y sacar provecho a aquel momento de alegría que se vive. Sin duda el clima escolar cambiaría. Y seguro habrá en algunas escuelas ciertos “pactos” con secciones, para cuando juegue el Perú y todos puedan disfrutar del momento. Haría mal la escuela en ponerse de espaldas a esta circunstancia que se presenta cada cuatro años. No quedarse sólo en tener la colección completa y haberla realizado en poco tiempo, sino cómo ese momento de distensión se aprovecha para un mejor aprendizaje.

De un reportaje a Francisco Tonucci, pensador, psicopedagogo y dibujante, italiano, realizado por Tiching, extraigo preguntas y reflexiones que elaboró en torno a preguntas que se le hizo y las repuestas que dio a partir de esa concepción que tiene de la educación, de la escuela, como un escenario lúdico donde el aprendizaje es consustancial al proceso enseñanza aprendizaje.

“¿Cuál era su punto fuerte, en la escuela?… viví una experiencia escolar muy regular; cada año tenía miedo de no pasar de curso. Ahora sé que no hay ninguna relación entre el éxito escolar y el éxito en la vida. Esto es así porque, lamentablemente, la escuela tiene una relación muy escasa con la vida misma.

¿Cómo podrían acercarse ‘vida’ y ‘escuela’? La experiencia de los niños debería ser el alimento de la escuela: su vida, sus sorpresas y sus descubrimientos. Mi maestro siempre nos hacía vaciar los bolsillos en clase, porque estaban llenos de testigos del mundo exterior: bichos, cuerdas, cromos, boliches…

Quería evitar distracciones. Pues hoy un maestro debería hacer lo contrario, debería pedir a sus alumnos que le mostraran lo que llevan en los bolsillos. De esta forma la escuela se abriría a la vida, recibiendo a los niños con sus conocimientos y trabajando alrededor de ellos.

Si todo lo ponen los niños, ¿para qué necesitamos escuelas?

La escuela ofrece un método de trabajo, ofrece el cómo. El qué no es tan importante porque el contenido cambia. Hoy en día no queda nada de la geografía que yo estudié y, en cambio, nadie me enseñó a viajar, a conocer una nueva cultura. Lo que necesitan los alumnos de hoy, que serán adultos mañana -en un mañana que nosotros no podemos conocer-, son herramientas y ganas de aprender.

Para esto hace falta un buen maestro. Claro. Un buen maestro es el que escucha a los niños, porque sabe que no están vacíos, sino que son ricos de una experiencia que él no conoce. Y si no la conoce, ¿cómo va a proponer un contenido que les resulte interesante? Cada acción educativa tiene que empezar con una escucha, para recibir a los alumnos con lo que conocen y lo que saben hacer.

En el blog de Isamar Sequera, al tratar sobre el juego encontramos estas reflexiones que a los adultos no docentes pasan desapercibidas, pero son importantes en la educación:

“Educar a los niños a través del juego se ha de considerar profundamente. El juego bien orientado es una fuente de grandes provechos. El niño aprende porque el juego es el aprendizaje y los mejores maestros han de ser los padres… Para los niños, jugar es la actividad que lo abarca todo en su vida: trabajo, entretenimiento, adquisición de experiencias, forma de explorar el mundo que le rodea, etc. El niño no separa el trabajo del juego y viceversa. Jugando el niño se pone en contacto con las cosas y aprende, inconscientemente, su utilidad y sus cualidades…los juegos demuestran las funciones de la actividad lúdica de la infancia: biológicas, culturales, educativas, etcétera… marcan las etapas de crecimiento del ser humano: infancia, adolescencia y edad adulta. Los niños no necesitan que nadie les explique la importancia y la necesidad de jugar, la llevan dentro de ellos. El tiempo para jugar es tiempo para aprender. El niño necesita horas para sus creaciones y para que su fantasía le empuje a mil experimentos positivos. Jugando, el niño siente la imperiosa necesidad de tener compañía, porque el juego lleva consigo el espíritu de la sociabilidad.”

Vivir un evento de esta naturaleza -el Mundial Rusia 2018 a partir del álbum Panini- dentro de una concepción de Tonucci, no sería algo eventual, sino permanente. ¿Por qué no incorporar la alegría, la iniciativa, la sorpresa, el aporte de cada alumno al proceso de aprendizaje? El docente podría desplegar sus dotes de artista de la pedagogía para extraer y desarrollar de cada alumno sus habilidades, sus destrezas en aras de un aprendizaje para toda la vida.

El Álbum Panini puede ser un buen material educativo que el mercado lo pone casi al alcance de todos. ¿Por qué no tenerlo como material educativo? ¿Acaso usado pedagógicamente no podría desencadenar procesos de aprendizaje en los alumnos? Los modelos de la competitividad, de la eficacia y de la eficiencia que oferta hoy la sociedad, tienen muchos elementos y razonamientos interesantes. Sin embargo adolecen de algo sustantivo para la educación: la pedagogía. ¿Por qué renunciar a ello? El fútbol no es lo fundamental, es el pretexto para generar y construir nuevos conocimientos, aprendizajes significativos, apropiación de nuevos conocimientos, incorporación de nuevas tecnologías y aportar a la concepción de un modelo educativo diseñado y adecuado a nuestra idiosincrasia e identidad de ser latinoamericanos.

Que esta actividad de coleccionar figuritas del Álbum Panini, sea el pretexto pedagógico para la construcción de saberes y conocimientos y no para caer en el mero juego del consumismo que el mercado oferta de mil y una maneras. Rescatemos la creatividad pedagógica y ojalá en las escuelas del país se organicen actividades en torno a este evento que une al mundo infantil y juvenil bajo la bandera de un deporte. Rescatemos la alegría y cambiemos la cara a la educación, pues con estas actividades contribuimos a sembrar ciudadanía, solidaridad, una manera para hacer inclusiva la interculturalidad, tan necesaria en este momento en todos los países del mundo y de manera especial en nuestra patria. (17.06.18)

LECTURAS.
De Mayo 1968 a Mayo 2018. Revista Somos.
http://elcomercio.peruquiosco.pe/m/somos/20180428/37
http://elcomercio.peruquiosco.pe/m/somos/20180428/38
http://elcomercio.peruquiosco.pe/m/somos/20180428/39

EL ALBUM PANINI, figuritas de intercambio. 28.04.18

¿El álbum Panini es muy caro? Pareja creó su versión con dibujos. BBC Mundo. 27.04.18. https://elcomercio.pe/mundial/album-panini-caro-pareja-creo-version-dibujos-noticia-515431

Qué canten los niños. Ricardo Montoya. DT El Comercio, 27.04.18 https://elcomercio.pe/mundial/dt-opina/canten-ninos-ricardo-montoya-noticia-515411

RUSIA 2018 ¿Cómo vivir el mundial desde las oficinas? Ricardo Guerra Vásquez. El Comercio. Negocios. 28.04.18 https://elcomercio.pe/economia/negocios/rusia-2018-vivir-mundial-oficinas-noticia-514570|