Fuente:Diario La República
Date:May 19, 2014

“Existe un rol rector del Estado en la educación superior”

El ministro de Educación rechaza que el proyecto del Ejecutivo para crear Sunedu busque gobernar o intervenir a las universidades. Sostiene que es necesario regular el mercado educativo de la educación superior y que no se puede continuar en el extremo de la autorregulación. Reconoce que la iniciativa constituye un reto.
¿Por qué presentar un proyecto para crear la Superintendencia de Educación Superior Universitaria (Sunedu) cuando la “Ley Mora”, la cual se suponía tenía el respaldo del oficialismo, también plantea crear una superintendencia (Suneu)? 
Hay un tema de forma que señala que cualquier tipo de organismo supervisor o regulador no puede ser una iniciativa del Congreso. Por la ley Orgánica del Poder Ejecutivo tiene que ser una iniciativa del Ejecutivo.
¿Se le comunicó al congresista Mora de la iniciativa?
Hemos hablado mucho con él y con su equipo en las últimas semanas para poder plantear la existencia de una superintendencia que de alguna manera tiene que complementar todos los otros aspectos de la Ley Universitaria (…) tenemos que avanzar en tener un marco legal y regulatorio que nos permita alcanzar los objetivos de una mayor calidad en la educación superior.
Sin embargo, Mora califica de retroceso a la Sunedu respecto a Sineu, sobre todo por el tema de la calidad educativa…
Creo que es una lectura muy rápida de la propuesta de ley.  Lo central es definir qué es lo que buscamos y creo que el primer punto crítico es establecer que existe un rol rector del Estado y esta es una posición muy clara del Ejecutivo.
¿Y este rol rector del Estado  en la educación no va en contra de la autonomía universitaria?
No, la Constitución y las leyes definen que hay un rol rector que tiene que ser ejercido en términos de establecer una política nacional de educación. Le corresponde al Ejecutivo definir esta política nacional y establecer las regulaciones y normas, supervisarlas y evaluarlas sin ninguna distinción de nivel (…) ese rol rector del Estado en la educación superior, de alguna manera, se ha abandonado en las última tres décadas y se debe retomar. No es una cuestión de elección, es un rol irrenunciable.
Regulación es una palabra que genera rechazo, sobre todo de la Asociación Nacional de Rectores (ANR)…
El mercado educativo tiene  características muy especiales, donde el estudiante, que es una suerte de accionista minoritario de la universidad, solamente se entera del impacto de la calidad del servicio que recibió al cabo de 5 o 7 años (…)  El mercado educativo requiere regulación, no podemos estar en el extremo de la autorregulación, que es lo que hemos tenido hasta ahora. Por alguna razón, la SBS no tiene un directorio conformado por un grupo de banqueros.
La ANR considera que una superintendencia es un órgano interventor…
No se plantea eso, pues no podemos estar en el extremo que se intervenga o se controle la universidad pública y privada de una manera que no se facilite la innovación, creatividad y la mayor inversión. Tenemos que lograr un justo medio, ese es el punto central.
¿Qué competencias tendrá Sunedu a diferencia de Suneu?
Este proyecto busca tener competencias claras. No queremos hablar de intervenir o evaluar de manera genérica, sino definir de manera clara cuáles son las funciones de esta superintendencia. Un tema es el licenciamiento y otro tema importante es la fiscalización del uso educativo de recursos públicos, lo que implica la fiscalización en universidades públicas y también en las privadas en la medida que reciben algún tipo de beneficio tributario del Estado.
La ANR, amparada en su autonomía, anuncia que presentará una acción de inconstitucionalidad en caso se apruebe la creación de una superintendencia.
La Constitución habla de autonomía en el marco de la ley. A veces es una autonomía mal entendida por la ANR. La iniciativa de la Sunedu no es inconstitucional, el congresista  Mora también ha defendido esta posición, su discrepancia es por algunas funciones. Es claro que la creación de una superintendencia no es inconstitucional, eso lo sabemos todos.
Una de las principales discrepancias de Mora es que la acreditación es voluntaria con la Sunedu, mientras que con la Ley Universitaria es obligatoria.
El tema de la acreditación es un mecanismo voluntario que consideramos requiere también incentivo del Estado. Los mecanismos de acreditación son complejos. Un tema central que no está en estas leyes y que vamos a tener que trabajar probablemente en la próxima legislatura es reformar el marco legal del Sineace.
¿La Sunedu establece estándares mínimos de calidad para las universidades?
El proyecto de ley establece que cuando se cree la Sunedu se establecerá cuáles son estándares básicos y eso lo tendrán que cumplir las que se creen a futuro, las que operan con autorización provisional y las antiguas. No se trata de un asunto de dejar operar solo a las que se acrediten porque me quedaría con 10 carreras y 5 universidades.
¿Cuáles son estos estándares?
El porcentaje de profesores a tiempo completo, que puede estar entre 20% y 30%. Tienen que existir laboratorios para determinadas carreras, criterios de selección efectivos para ingresantes, un nivel mínimo de inversión en términos de infraestructura física por alumno.
¿Ya no podrán funcionar en una casa o en el segundo piso de un chifa?
No, tiene que haber metros cuadrados mínimos por alumno, pero, insisto, debemos tener un balance entre universidades que no constituyan una estafa para los jóvenes y al mismo tiempo asegurar que las universidades tengan incentivos para innovar y crecer. En todos los países hay ranking de universidades. Es una fantasía pensar que todas serán de calidad.
Se habla de presiones de universidades privadas en la iniciativa del Ejecutivo.
No, lo rechazo. Lo que sí hemos recibido son comentarios de rectores y expertos en el tema, pero no presiones.
Otra crítica a Sunedu es que el superintendente será nombrado por el Ministerio de Educación, lo cual podría politizar el cargo.
Hemos tratado de buscar un justo medio. Hay un consejo directivo de 7 personas, dos del Ejecutivo (del MEF y Minedu) y 5 nombradas por concurso público. El superintendente es nombrado por el Minedu porque su dedicación es a tiempo completo.
Desde la ANR se critica que pretendan supervisar a las universidades cuando no pueden con las escuelas de educación inicial…
Tenemos un reto como peruanos, pero no podemos decirle que no porque sea difícil.