Date:May 02, 2016

La universidad es constitucionalmente autónoma, la sunedu no

Por Ley 29515 “El Ministro de Educación informa anualmente ante el Pleno del Congreso de la República sobre el cumplimiento y los avances del Proyecto Educativo Nacional. El informe se realiza en sesión ordinaria en el mes de marzo“. En la sesión del 21 de abril, luego de la exposición del Ministro, los voceros de las bancadas formularon críticas y preguntas.
La más criticada fue la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU), creada a propuesta del Ejecutivo (su proyecto fue incorporado textualmente a la Ley Universitaria), como Organismo Público Técnico Especializado (OPTE), adscrito al Ministerio de Educación. Criticaron no tanto la ley (debe ser corregida), como las controversiales actuaciones de la SUNEDU.
Como respuesta el Ministro alegó que la SUNEDU es “independiente del Ministerio de Educación“, que toma sus decisiones por un Consejo Directivo. Y sostuvo que “Una vez que existe y está conformado ese Consejo Directivo, no hay nada que yo pueda hacer, o que alguien pudiera hacer o influir políticamente sobre ese Consejo Directivo. Ese Consejo Directivo es absolutamente independiente; si yo tuviera alguna opinión, yo puedo contárselos, preguntarles, persuadir, conversar y es todo lo que puedo hacer, es todo lo que puede hacer el Ejecutivo“.
Extrañas aseveraciones, pues la Constitución establece que “La dirección y la gestión de los servicios públicos están confiadas al Consejo de Ministros; y a cada ministro en los asuntos que competen a la cartera a su cargo” (art. 119). Y la Ley 29158, Ley Orgánica del Poder Ejecutivo (LOPE) precisa que “Todas las entidades públicas del Poder Ejecutivo se encuentran adscritas a un Ministerio o a la Presidencia del Consejo de Ministros” (art. 2).
La SUNEDU, creada por ley ordinaria, está sujeta a la LOPE, que crea y norma los OPTE y sus relaciones con el Ministerio al cual están adscritos, y que establece que los OPTE “se crean, por excepción, cuando existe la necesidad de: 1. Planificar y supervisar, o ejecutar y controlar políticas de Estado de largo plazo, de carácter multisectorial o intergubernamental que requieren un alto grado de independencia funcional” (art. 33), y es requisito para su creación: “2. La aprobación del plan inicial de actuación del organismo por el Ministerio de su Sector” (art. 29)”. Además: “2. Se sujetan a los lineamientos técnicos del Sector correspondiente con quien coordinan sus objetivos y estrategias. (art. 33), y ” se sujetan a la supervisión y fiscalización de su Sector para verificar el cumplimiento de los objetivos de la entidad (…) (art. 34). El Consejo Directivo de la SUNEDU no es, pues, “absolutamente independiente“; tampoco puede arrogarse competencias gubernamentales que corresponden al Ministro de Educación y que son indelegables.
En cambio la autonomía interna de cada Universidad sí la garantiza la Constitución: “Cada universidad es autónoma en su régimen normativo, de gobierno, académico, administrativo y económico” (art. 18); ese texto retoma el art. 31 de la Constitución de 1979, al que le agregó “de gobierno” “y económico”.