Las exigencias a la educación nacional

Por: Luis Miguel Saravia C.

1. Se acerca la hora. El día 12 de marzo se iniciará un nuevo año escolar en el Perú. Por parte del Estado hubo preocupación por la infraestructura -tal vez no con la premura que se requiere- por los materiales, por las normas del año y otras que se adicionan requeridas por la atención que deben tener los estudiantes. Preocupación por los docentes, pero con un retraso en la atención a lo que ellos denominan pliego de reclamos. Se ha instalado una mesa de diálogo, pero no todo se desarrolla con la atención necesaria. Si esta actividad se desarrolla anualmente, fruto de una agenda sindical que se presenta todos los años ¿por qué existe lenidad en el cumplimiento? Perturbaciones que serán un obstáculo para que el año escolar cuente con docentes de buen ánimo y estimulados para el desarrollo del año escolar.

El Ministro de Educación no puede “estar en todas” y generar una dependencia egocéntrica que perturba por un lado el desarrollo de una política educativa que está diseñada y respaldada por la Ley General de Educación y documentos específicos generados del PEN y Currículo Nacional, y por otro, con esa actitud no deja que se desarrollen capacidades profesionales de los funcionarios que asumen la responsabilidad y deben dar cuenta a la comunidad educativa nacional. No hacerlo es dejar en manos de una sola persona -el ministro- la conducción de la educación nacional. Eso es nocivo en un país democrático, descentralizado intercultural y con cerca de 9 millones de alumnos, y unos 400 mil docentes, solo para educación básica regular.

 

El inicio de clases tiene una fecha, ¿están todos correctamente informados? ¿Se han activado los medios para que toda la comunidad educativa del país lo sepa? No basta que el ministro visite localidades y se reúna con autoridades y hable del inicio del año escolar. ¿No existe directiva al respecto? ¿Qué hacen los responsables regionales y locales? Seguir por medio de informes escritos lo que sucede en cada localidad pues no cuenta con recursos para estar in situ y hacer el seguimiento correspondiente. Luego nos enteraremos de cómo en algunos lugares los locales escolares tienen deficiencias, que no llegaron los recursos económicos, que no están todos los docentes que deberían, que los alumnos tienen dificultades en su matrícula, etc. En estos días nos enteramos que “existen 24,700 colegios públicos en mal estado” ¿Por qué en la víspera del inicio del año escolar surgen estas noticias? ¿No se tenía reportes cronológicos? ¿Qué se hizo y qué no? ¿Por qué?(Ver esta nota de La República)

2. Currículo y otros temas. Creíamos que estaban zanjadas las observaciones. Nos equivocamos. El ministro Vexler en diciembre sorprendió a la comunidad educativa anunciando “… que su sector efectuará cambios en el Currículo Nacional, y continuó ““Vamos a ajustar algunos estándares utilizados para evaluar a los escolares en cada ciclo, cada dos o tres grados, y que tienen mucho floro y no se entienden”. Vexler manifestó que en este documento, aprobado en 2016 por el exministro Jaime Saavedra y en el que figuran las orientaciones para la formación de los alumnos, también hay definiciones muy confusas sobre competencias, valores y capacidades. “El Currículo Nacional continuará, pero le vamos a hacer reajustes y cambios para que sea más fácil de utilizar, así como pertinente y útil para los estudiantes” Refiriéndose a otros temas relacionados “El ministro reiteró que el enfoque de género se mantendrá y aseguró que su sector se encuentra trabajando y evaluando la competencia Vive tu sexualidad plena. “Los estudiantes conocen, comprenden y valoran su sexualidad integral de acuerdo a su desarrollo evolutivo, combinando las dimensiones biológico-reproductivas, socio afectivas y ético-morales”, dijo. (CORREO, 13 .12.17) Finalmente anunció que para 2019 espera generalizar en todas las instituciones el nuevo currículo nacional.

El sábado 24 de febrero último en Educación en Red, se publica la Convocatoria a un curso sobre «Currículo Nacional», dirigido a directores y docentes de primaria. Además comunica la convocatoria que “En esta edición podrán participar directivos y docentes de las II.EE. públicas y privadas de primaria que el año 2017 no lograron llevar o culminar el curso virtual. El trabajo en equipo es una parte fundamental del curso, por lo que es el director de la IE quien debe registrar a sus docentes en la plataforma virtual. Es importante recordar que este curso será pre requisito para la inscripción a los siguientes cursos que desde la Dirección de educación primaria se implementarán en el presente año.” El curso se inicia el 12 de marzo. Durará 8 semanas y será de 60 horas. Los participantes que cumplan con los criterios establecidos en los módulos y sus actividades, tendrán una constancia de participación. Del contenido no se dice nada. Los docentes son profesionales y por lo tanto requieren estar informados sobre los temas que se desarrollarán para decidir si se inscriben o no. Trato profesional y no imposición desde arriba.

¿Y en la contratación de docentes cómo está la situación? Esperemos no se den sorpresas.

¿Y la capacitación docente en qué quedó? ¿Más de lo mismo? ¿Hacer convenios con universidades y que sean ellas las que se encarguen? ¿Se evaluó la experiencia anterior? Hasta el momento silencio y estamos por voltear la hoja de febrero en el almanaque. Preocupante es el contenido de la entrevista a la ex ministra Marilú Martens (El Comercio 26.02.18)

Cada año tiene su afán y este año es la seguridad escolar, relativizando el interés por los aprendizajes. Pero ¿cuál es el resultado? De repente a nivel material se puede evidenciar que se ha cumplido, pero a nivel de docentes, ¿cada institución cuenta con lo que se requiere y el personal auxiliar para su buen funcionamiento? Se arrastran letanías que de tanto repetirlas, indican ineptitud, falta de idoneidad para desempeñar funciones de quienes tienen la responsabilidad de asumirlas.

3. Educación para los nuevos retos educativos. La educación hoy en día nos exige cada vez más. Pero optamos por estar de espaldas a lo que se discute internacionalmente sobre el tema educativo. Priorizamos los problemas de siempre con respuestas que no zanjan ni aportan a situaciones crónicas por falta de decisión política. La discusión en educación a nivel internacional está en otra. No se retuerce en seguir resbalándose en el mismo fango y sin resultados. Las Naciones Unidas contemplan dos dimensiones para el desarrollo humano: la directa ampliación de las habilidades humanas y la creación de las condiciones para que el desarrollo de las poblaciones pueda efectivamente suceder (Departamento de Comunicación de la Oficina del Informe sobre el Desarrollo Humano. ¿Qué es el desarrollo humano? [Internet] Nueva York: Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas; 2015). UNESCO ya está trabajando de cara a nuevos retos educativos que se derivan de la participación de las personas en el sistema productivo y eso es precisamente lo que el desempleo de origen tecnológico pone en riesgo. ¿Nos hemos preguntado qué hacer? Un recorrido por la literatura nacional sobre la cuarta revolución industrial, nos brinda escasa reflexión en torno a la educación. ¿A nadie le atañe? ¿Y el Ministerio de Educación? Es una exigencia que demanda saber pedagógico, desarrollo del pensamiento, identidad nacional, desarrollo científico, intervención de los colegios de profesionales, desde la perspectiva de un país diverso, intercultural. Sobre esto existe un silencio más que preocupante iniciando no el nuevo año, sino el año escolar 2018, donde los docentes merecen que se les hable no con discursos para la ocasión sino como profesionales de la educación desde una perspectiva académica.

Indigna apreciar cómo a la educación en el país, siendo un derecho humano se la reduce a un servicio, donde el Estado es el proveedor, para formar recursos humanos que el sistema necesita. ¿Cómo convertir en discurso pedagógico aquello que se desarrolla en el currículo? ¿Cuál es el marco filosófico, pedagógico, de la educación peruana? ¿Cómo se puede sustentar una enseñanza que no tiene un norte que sirva de brújula para el desarrollo de los estudiantes? ¿Cómo hablar de ciudadanía, de derechos, de democracia y otros tópicos en esencia si no se cuenta con un marco que identifique la educación que se imparte en el país? Las discusiones, si las hay, se quedan en sucesos anecdóticos y no se les llama a los hechos por su nombre. Se busca héroes antes que protagonistas; se sancionan ideas equivocadas, antes que debatirlas y esclarecerlas. Se estigmatizan palabras y conceptos como “política” porque es nociva para el país. Una trampa que lleva cuando no se forma el sentido crítico, cuando se piensa que los estudiantes deben “obedecer” antes que desarrollar su pensamiento crítico en lo que reciben en su formación escolar. Se sigue acariciando que ante la inseguridad, ante la indisciplina de los jóvenes lo mejor es la “educación pre-militar” como medida de solución, al igual que para perseguir a la delincuencia y la inseguridad debe de recurrirse a las fuerzas armadas. Respuestas simplonas y cómodas: soplar la pluma para que otro sea el responsable.

Establezcamos y elevemos el diálogo entre profesionales. Seamos creadores de un pensamiento pedagógico peruano y no consumidores de lo que otros países han experimentado y logrado.