Fuente:Diario UNO
Date:December 26, 2016

Todos los sectores democráticos deben unirse para frenar a Keiko

Teresa Tovar Samanez, la analista y especialista en temas de educación, es hermana menor del genial caricaturista Carlín, quien le hacía caricaturas en casa al verla cavilando, algo distraída, pensando tenazmente algo.
En estos tiempos en que el fujimorismo celebra el triunfo de la censura de Saavedra y la reunión de Keiko Fujimori y el Presidente en casa de Cipriani, Teresa Tovar dice que los sectores democráticos deben hacer una alianza para detener el avance del fujimorismo que, según ella, continuará.
En esta entrevista hace un análisis de la educación y de lo que puede hacer la ministra de Educación, Marilú Martens.
—¿Qué le parece la designación de Marilú Martens como ministra de Educación?
—Habrá que esperar sus primeras acciones, se conoce que viene de varias gestiones. Creo que se optó por ella pensando en no generar enfrentamientos con el fujimorismo. La censura a Jaime Saavedra cristaliza una concesión más a las presiones de la oposición fujimorista y tienen que ver con dos cosas fundamentales: la presión de los que han mercantilizado la educación y lo que tiene que ver con aquellos que han hecho campaña con la mal llamada ideología de género.
—¿Para usted quién hubiera sido el personaje más adecuado para asumir el cargo de ministro de Educación?
—Creo que si el gobierno apuesta por la reforma universitaria y considerando los nombres que había sobre la mesa, hubiera sido una buena elección el exparlamentario Daniel Mora. Él está dispuesto incluso a hacer algunas modificaciones en Ley Universitaria, porque es una norma perfectible, sin ceder en lo fundamental: frenar el lucro en la educación superior.
UNA REUNIÓN LAMENTABLE
—¿Cómo ve la reunión del presidente Pedro Pablo Kuczynski con Keiko Fujimori en casa del cardenal Juan Luis Cipriani?
—Bueno, me parece realmente lamentable que el Presidente, en lugar de defender a su ministro censurado o posibilitarle su salida digna, se reúna con Keiko Fujimori en la casa del cardenal Juan Luis Cipriani, quien no posee autoridad política en el país ni en los asuntos públicos. La reunión después de la censura es un error. Se debió escuchar y dialogar con la ciudadanía antes de proceder con la censura. Algunos analistas señalan que la reunión es una especie de punto de quiebre y entramos ahora a una etapa de mayor sometimiento del gobierno al fujimorismo. En lugar de un diálogo con Keiko Fujimori se debió abrir una concertación amplia con todas las fuerzas políticas en Palacio de Gobierno.
—¿Cree usted que el fujimorismo está avanzando al cumplir con sus objetivos como el asunto de copar las instituciones del Estado?
—Claro que está avanzando. Han logrado la toma de la Defensoría, del BCR, y ahora, la censura a Jaime Saavedra. La reunión de Keiko Fujimori con PPK en la casa de Cipriani es una conquista más de quienes perdieron las elecciones. Yo creo que Keiko va a seguir y no va a parar hasta pedir la vacancia presidencial. No quiere esperar el 2021 para competir democráticamente en las elecciones. Quiere el poder antes porque está convencida de que le arrebataron un triunfo que le pertenecía. No reconoce la derrota.
HAY QUE PONER FRENO
—¿Cree usted que la ciudadanía de alguna manera debe organizarse y alzar la voz a fin de evitar el avance del fujimorismo?
—Por supuesto. Felizmente tenemos algunos avances en cuanto a la reacción ciudadana, como el movimiento “No a Keiko”, que es bastante amplio y plural, y se ha manifestado en varias oportunidades durante la campaña. Esta organización está activando de nuevo; además está el movimiento juvenil que se opuso a la llamada Ley Pulpín, que se ha manifestado contra la repartija en el BCR y ahora en defensa de la Ley Universitaria. Hay otra experiencia de reacción ciudadana muy importante: el colectivo “Ni una menos” que realizó una marcha multitudinaria a la que se unieron varios partidos políticos, menos el fujimorismo. Existen, entonces, varias experiencias importantes que deben tomarse en cuenta. Vivimos ya en un país distinto, con esperanza, lo cual no niega que hay una masa clientelar fujimorista en sectores populares que están dispuestos a votar a cambio de dádivas.
—¿Cuáles son los peligros principales del avance del fujimorismo?
—Creo que el principal peligro es la destrucción de la democracia y el regreso de lo que ya hemos vivido en los años 90, década llena de corrupción con violación a los derechos humanos e irrespeto a los trabajadores.
LOS LLAMADOS
—¿Quiénes deberían integrar esta agrupación, esta organización, que frene con marchas, digamos, el avance del fujimorismo?
—Yo creo que en la marcha “Ni una menos” fue muy interesante que en la parte final de la manifestación estaban todas las fuerzas políticas salvo los fujimoristas. Creo que esas organizaciones son las llamadas a cimentar una resistencia democrática. Mire, hay un sector grande que no está de acuerdo con la prepotencia del fujimorismo, incluso la juventud aprista se podría sumar. Todos los sectores democráticos deben unirse para frenar a Keiko.
—¿Cuáles serían los objetivos?
—La defensa de una verdadera democracia, una democracia que debe mejorar cada día sin corrupción y con sentido ético. La ciudadanía consciente quiere una democracia transparente sin corrupción. Hay muchos sectores que se deben y se pueden unir a esta lucha por una democracia cimentada en la ética y en la defensa de los derechos humanos.
—¿En el gobierno hay gente dispuesta a pelear?
—Yo entiendo que hubo ministros que querían plantear la cuestión de confianza en torno al tema Saavedra, y eso es importante para los tiempos que se vienen. Creo que las fuerzas democráticas en general tienen que hacer una sólida alianza por la democracia, porque el fujimorismo no va a detener su arremetida.
TIENE QUE CUMPLIRSE CON MAESTROS
Puntos para la nueva ministra de Educación
—¿Cuáles son los puntos importantes que debe abordar la ministra de Educación?
—El primer punto es no retroceder en los puntos importantes en la Ley Universitaria, porque esta norma es una forma de parar el negociado de los fujimoristas y otros en las universidades particulares.
—El segundo punto…
—El segundo punto es garantizar la educación bilingüe intercultural no solo en quechua sino en aimara y en idiomas amazónicos. Hay que mejorar la educación rural impulsada por las gestiones anteriores. Es fundamental cerrar las brechas en la educación. El tercer lugar es colocar en el epicentro la formación ciudadana de los educandos. Además de matemática y lenguaje, tiene que garantizarse aprendizajes ciudadanos en temas de igualdad de género, educación ambiental, de derechos humanos. El tercer punto es atender urgentemente la situación de los maestros de todos los niveles y no se les puede engañar. Tiene que cumplirse con ellos porque son la base de cualquier cambio educativo. Saavedra dijo que iba a duplicar el sueldo de los maestros; pero no ocurrió. PPK ofreció un piso salarial de 2000 soles y aún no se tiene. Con un magisterio pauperizado u abandonado no se puede avanzar. Esperemos que el Estado cumpla con los maestros. El diálogo debe extenderse a toda la comunidad educativa. Las reformas ya no pueden seguir siendo tecnocráticas.