Date:June 01, 2017

Tumba la violencia

“Tumba la violencia” es un juego de los estudiantes ayacuchanos. Con dados gigantes de colores los estudiantes buscan erradicar la cultura violenta instalada en el Perú. Tiran con una pelota y derrumban la torre de dados para luego debatir en público sobre el tema de violencia que toque. Resulta muy pertinente en una sociedad de espanto como la nuestra, que acaba de aprobar la eliminación del enfoque de género de 3 DL, quitándonos armas para luchar contra el feminicidio, la violencia y los crímenes de odio contra personas homosexuales.
Hoy vivimos en una sociedad salvaje: 94% de las víctimas de violencia sexual en el país son mujeres, y de ellas el 77 por ciento son niñas y adolescentes menores de 18 años (MIMDES 2012); La tasa de feminicidios bordea el 10 por mes, (INEI 2015) y en el último año han sido asesinadas 8 personas homosexuales (PROMSEX 2017);
Los estudiantes ayacuchanos, organizados hace 15 años en un colectivo que congrega anualmente a más 500 chicos y chicas, están colocando en la agenda educativa el tema de la violencia. Porque no es un hecho que solo afecta a las personas adultas. Las niñas y adolescentes también son asesinadas (5% de los feminicidios son de niñas y adolescentes menores de 17 años) y son la mitad de las víctimas de trata (MIMDES 2012). El 88% de víctimas de abuso infantil son mujeres (Min. de Justicia 2013) y la mitad de las adolescentes embarazadas no tiene educación (Plan I. 2013).
Los estudiantes ayacuchanos son muy claros también en hacer frente a la homofobia en la escuela, ya que esta impera en los colegios con un alto grado de desinformación y prejuicio. Ayacucho, donde la violencia arrasó vidas y esperanzas, hoy saca la cara a través de sus estudiantes y sintoniza con Chile donde el M. de Educación acaba de aprobarlas “Orientaciones para inclusión de personas LGBTI en el sistema educativo chileno” y el documento “Derechos de niñas, niños y estudiantes trans en el ámbito de la educación”.Además de afirmar en letras mayúsculas la igualdad de género en el sistema educativo, Chile emite la primera normativa explícita respecto de la escolaridad de las personas homosexuales, creando espacios educativos seguros y respetuosos para ellas.
Mientras tanto, en el Perú se admite, permite, omite o silencia todos los días la violencia y asesinatos de niñas, mujeres y personas homosexuales y muchos líderes de la patria conjugan democracia y violencia sin un átomo de vergüenza en la cara, convirtiendo su misoginia y homofobia en decreto ley.