Date:October 02, 2018

Unesco. Pensando la educación en el mundo

Por: Luis Miguel Saravia

1. La Unesco y la educación en nuestro país. Desde la época de la formación inicial, el docente escucha hablar de esta institución, pero poco la comprende. Es la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Constituye un organismo internacional de Naciones Unidas que trata sobre la educación de las naciones. Dentro del imaginario del estudiante se asemeja a un gran ministerio de educación que rige el mundo. Allí se planifican y toman decisiones sobre la educación mundial y regional, y debe servir de inspiración a los países para que puedan diseñar su sistema educativo, los contenidos de enseñanza, los niveles, la organización escolar, los materiales educativos, la infraestructura, la formación docente, el presupuesto y las remuneraciones docentes, el sistema de bienestar para los educadores y otros temas.

La Unesco es fiel reflejo del quehacer educativo; sin embargo se le siente muy lejana del trabajo educativo de nuestro país. No está anclada en la estructura, sino se desplaza a un nivel superior de la realidad a nivel internacional. Cuesta comprender su rol, pues no se acostumbra a contar con instituciones que “piensan” educación, pero sus decisiones no son vinculantes necesariamente con el país miembro. Respeta la libertad e independencia de los gobiernos en la decisión del tipo de sistema educativo que opten y los contenidos que desarrollen.

La Unesco desempeña funciones relacionadas con estudios prospectivos de las formas de educación, ciencia, cultura y comunicación para el mundo del futuro. Este organismo no construye escuelas ni publica los descubrimientos científicos. Tiene un objetivo mucho más amplio y ambicioso. “construir la paz en la mente de los hombres mediante la educación, la cultura, las ciencias naturales y sociales y la comunicación”. Por ello se le concibe como un laboratorio de ideas, que marca pautas para establecer acuerdos a nivel mundial. También es un centro de intercambio de información y conocimiento. Estrecha vínculos con las naciones y sociedades para que toda niña y niño tenga acceso a una educación de calidad, en tanto que es un derecho humano fundamental y prerrequisito para el desarrollo humano; promueve un entendimiento intercultural mediante la protección del patrimonio y el apoyo a la diversidad cultural. En este sentido creó el concepto de ‘Patrimonio Mundial’ para proteger lugares de un valor universal excepcional; continuó proponiendo el progreso y la cooperación científica y se vigoricen los vínculos entre países con iniciativas como el sistema de alerta temprana para tsunamis, los acuerdos transfronterizos de gestión de recursos hídricos; que la libertad de expresión sea protegida ya que es una condición esencial para la democracia, el desarrollo y la dignidad humana.

2. Breve historia. Los hitos que marcaron su creación, su construcción y desarrollo no deberían quedar en el olvido, sino todo lo contrario, tenerlos como referencia para señalar que la educación, siempre estuvo delante y en paralelo de los avatares del mundo, de sus regiones y países. Desde el 2 de setiembre de 1921, cuando se aprobó el informe del representante de Francia, León Bourgeois en el que proponía crear una comisión para el estudio de las cuestiones relacionadas con la cooperación intelectual y de educación puede rastrearse el perfil de lo que sería Unesco. No se puede resumir en breves líneas cómo esta institución fue creciendo, fortaleciéndose y sus aportes -a pesar de las angustias financieras- por incumplimiento de algunos países miembros, pero sí dejar constancia de algunos relacionados en los campos Educación, Ciencias Sociales, Ciencias Exactas y Naturales, Cine, Bibliotecas y Archivos, las Letras y las Artes, Derechos de Invención y Derechos de Autor. En este espectro de temas, cabe destacar la creación de los Centros Nacionales de Documentación Pedagógica (1938). Entre 1936 y 1940, varios Centros y Comités trabajaron temas preferentes de estudio como: la organización de la enseñanza superior; las condiciones de admisión en la enseñanza superior; la equivalencia de títulos y diplomas; los intercambios universitarios (profesores, estudiantes, becas). En el año 1945 se crea la “Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)” cuya Sede, a propuesta de la delegación del Reino Unido, sería París. El Acta constitutiva de la UNESCO decía en su primer párrafo: “Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”. (Clement Attlee, Primer Ministro del Reino Unido, y el poeta norteamericano, bibliotecario del Congreso de Washington, Archibald Mac Leish).

Las siglas en inglés por las que se conoce esta Organización (United Nations Educational Scientific Cultural Organization), es decir Unesco, muestran la letra “E” como inicial de la primera actividad de su programa (“Educational“). Las primeras actividades estuvieron referidas a las repercusiones de la guerra en lo educativo y por ello se aplicaron encuestas para conocer las necesidades inmediatas; se publicó el folleto “El maestro y el niño en la postguerra”: Otra publicación de interés fue “La enseñanza de las ciencias sin necesidad de material”. Las obras se editaban en inglés, francés y español. Se preparó un plan para lucha contra el analfabetismo: “La educación de base, fondo común de la humanidad”. En la II conferencia Mundial realizada en México se reflexionó sobre la educación de base materializada en una campaña mundial contra el analfabetismo. Se evidenció la necesidad de reconocer que la lectura y la escritura no es más que un medio de alcanzar un objetivo más vasto, sino “permitir a hombres y mujeres llevar una vida más llena y feliz en armonía con la evolución de su medio; de desarrollar los mejores elementos de su cultura nacional y facilitarles el acceso a un nivel económico y social que los ponga en condiciones de desempeñar un papel activo en el mundo moderno”. (En MÉXICO Y LA UNESCO LA UNESCO Y MÉXICO. Historia de una relación. Nuria Paz y Carlos Tejada.Oficina de UNESCO México)

Hacia 1948 Unesco según sus posibilidades abordó temas referidos a la mejora de los manuales y del material de enseñanza; el proyecto de convención para el desarrollo de la comprensión internacional en los centros de enseñanza; el papel de las artes en la formación de la cultura general; la enseñanza de las lenguas; la orientación profesional; la enseñanza técnica; y las posibilidades de educación ofrecidas a las mujeres.

Podríamos seguir enumerando lo realizado en cada conferencia internacional realizada como institución y como promotora de ideas educativas, en el camino diseñado con visión de futuro por sus iniciadores, promotores y funcionarios sucesivos en diferentes épocas de nuestra historia. Podría espigarse un ramillete de decisiones y realizaciones que han formado un corpus en materia de ideas educativas supranacionales en beneficio de la sociedad, de la humanidad. Cabe señalar: asegurar el funcionamiento de un Centro de Documentación e Intercambio sobre temas de educación; alfabetización de adultos en América Latina; recomendar asegurar una educación de base al conjunto de la población de cada país y la obligatoriedad de la enseñanza primaria gratuita; fomentar la educación para la comprensión internacional; proceder a encuestas sobre las posibilidades que se ofrecen a las mujeres; y recoger información sobre la situación de los niños víctimas de la guerra con respecto a su educación. Situó el derecho a la educación entre los derechos fundamentales del hombre, visto que la mitad de la humanidad no sabía leer ni escribir.

La IV Conferencia General se celebró en París del 19 de septiembre al 5 de octubre de 1949. En lo que se refiere a la Educación se acordó, entre otros temas, organizar en 1950 dos seminarios internacionales sobre “La enseñanza de la geografía al servicio de la comprensión internacional” y “Mejoramiento de los manuales escolares, especialmente de los manuales de historia”. Algunas resoluciones sobre educación hacían referencia a la educación de adultos; a la orientación profesional y enseñanza técnica; a las encuestas sobre las posibilidades de educación que se ofrecen a las mujeres; al mejoramiento de la situación del personal docente; y, especialmente, a los principios básicos relativos a la enseñanza para evitar inculcar a los alumnos directa o indirectamente la creencia de que las costumbres, los pueblos y los países extranjeros son necesariamente inferiores o indignos de comprensión y de simpatía. Este principio fundamental exigía una severa selección, revisión y preparación de los manuales destinados a la enseñanza. Un hecho de trascendencia es destacable: El acceso de la mujer a la educación. Fue el tema de debate en la XV Conferencia Internacional de Instrucción Pública, realizada en julio de 1952 en Ginebra. La Conferencia adoptó una resolución dirigida a los ministros de educación, en la que se destacaba la necesidad de emprender estudios sobre los diferentes aspectos del problema del acceso de la mujer a cada uno de los diversos grados y tipos de enseñanza. En relación a la planificación educativa fue considerada como parte del desarrollo general. El Instituto Internacional de Planificación de la Educación prestó eficaz ayuda y, como muestra, la publicación de “La Crisis Mundial de la Educación”, obra del Sr. Philip H. Coombs, Primer Director del Instituto. De otro lado se precisó la significación, el contenido y el alcance del concepto de “educación permanente”; intensificar sus esfuerzos para suprimir toda discriminación de derecho o de hecho que impida el acceso de la mujer a la educación en todos los niveles y formas; a proporcionar servicios de carácter educativo a los grupos de refugiados. Se promovió la proclamación por la Asamblea General de las Naciones Unidas el año 1970 como “Año Internacional de la Educación”. Unesco coordinó un amplio programa de actividades de las distintas Agencias y lo desarrolló. El objetivo fundamental del Año era provocar una reflexión innovadora en materia de educación. El Director General –
René Maheu- lo definió como “una empresa de promoción: promoción de ideas, de actividades y de normas”.

3. Aportes perdurables. Descartados los aportes de UNESCO hasta inicios de los 70, (la historia de la Unesco la pueden ver aquí) encontramos una institución que se fue consolidando con el interactuar con los países miembros y atendiendo a sus demandas compartiendo ideas, experiencias, documentos aprobados en sus Asambleas. Del cúmulo de acuerdos y decisiones encontramos una que verdaderamente es señera, pues aborda lo educativo desde una perspectiva de generar ideas y promover debates que sirvan de estímulo para el diseño y desarrollos de los sistemas educativos. Por ello recordamos que en febrero de 1971 se constituyó una Comisión Internacional sobre el Desarrollo de la Educación. Estuvo integrada por siete miembros, uno de ellos su presidente Sr. Edgar Faure. Dicha comisión tuvo como responsabilidad elaborar y redactar un informe, región por región, relacionado con el desarrollo de los sistemas educativos para que los países los tengan en cuenta al planificar sus propios sistemas. El informe fue presentado por el señor Faure el 18 de mayo de 1972, llevando por título “Aprender a ser”. Fue considerado el mayor aporte del año en materia de educación. Sin embargo ¿cuántos de nuestros ministros, asesores y funcionarios de alto nivel lo tuvieron en cuenta en los 46 años transcurridos desde su publicación? “Aprender a ser” sigue teniendo vigencia. Sin ese informe, muchas de las innovaciones que hoy promueven la formación docente no hubieran construido el marco teórico que hoy se plantea sobre la formación de la conciencia pedagógica del docente que significa incorporar a su historia de vida su pensar y su sentir sus tradiciones culturales y populares en función de un aprendizaje desde la propia vivencia en los procesos educacionales. De esta manera el docente se convierte en el protagonista de su educación.

Posteriormente, otros informes, como el de Jacques Delors e Irina Bokova, continuaron los aportes de la comisión presidida por Faure. Unesco, es una cantera de ideas educativas que quiere generar procesos en los sistemas educativos sintonizados con los signos de los tiempos. Esperemos que se le conozca en esa dinámica y que sus documentos sean más difundidos entre los docentes para ser analizados con enfoque pedagógico, pues forman parte de su desarrollo profesional. Bebamos de un pozo que no se agota y no sigamos a tientas, experimentando experiencias ajenas a nuestra realidad diversa e intercultural. La educación es un proceso que no puede interrumpirse pues ello atenta contra el derecho de los docentes y los educandos.